Nutrición

Según la OMS, la nutrición es: la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.

A parte de esta definición, en Clí­nica Garbí queremos que todos nuestros pacientes manejen la información necesaria para recuperarse de sus dolencias lo antes posible. Como es sabido por todos, somos lo que comemos, y esta expresión podemos extrapolarla también al ámbito de la fisioterapia y osteopatía. Según las líneas de investigación seguidas recientemente, se está demostrando, que la buena o mala nutrición no solo influye en nuestro peso y aspecto físico. También tiene relación con muchas de las patologías que vemos a diario en nuestra consulta, y sobretodo, si ésta es buena, mejorará e influirá positivamente en la recuperación del equilibrio normal de nuestro organismo.

Como hemos apuntado anteriormente, en nuestro centro contamos con gente especializada en la materia y que podrá aconsejar al paciente qué alimentos debe ingerir según su problema, para facilitar el proceso de recuperación. No obstante, si el objetivo es disfrutar de una vida más saludable a través de la dieta o lo que el paciente quiere es perder peso, también contamos con los medios necesarios para poder guiarle en ese duro proceso en la búsqueda del bienestar físico y emocional.

Dieta de la Zona

Es un nuevo concepto nutricional creado por el bioquímico americano Dr. Barry Sears, con gran aceptación en numerosos paí­ses. La dieta de la Zona es un estilo de alimentación saludable que se caracteriza por alcanzar un correcto equilibrio hormonal. Propone una dieta equilibrada entre todos los grupos de nutrientes. Su concepto básico es el aporte en cada una de las comidas de hidratos de carbono (40%), proteínas (30%) y grasas (30%). El aporte de ácidos grasos esenciales Omega 3 es fundamental en esta dieta.

La dieta de la zona permite alcanzar el peso óptimo de forma equilibrada, perdiendo grasa y no demasiada masa muscular. Incluye cualquier alimento, así como la combinación libre entre ellos sin necesidad de pesarlos. Esta forma de comer, permite eliminar la sensación de hambre entre comidas, y enseña a alimentarse correctamente.

Beneficios de la dieta de la zona

  • Ayuda a mantener estables los niveles de glucosa e insulina y a controlar los eicosanoides proinflamatorios.
  • Mejora los niveles de triglicéridos y colesterol
  • Incrementa el rendimiento físico y mental, energía y vitalidad
  • Proporciona sueño de calidad
  • Rejuvenece la piel, el cabello y las uñas
  • Aumenta nuestra capacidad antioxidante y reduce la aparición de radicales libres
  • Mejora el sistema inmunológico